Corea del Norte

El Mercantil les muestra las consecuencias previstas según los estudios de Capital Economics y Oxford Economics

Las tensiones entre los Estados Unidos y Corea del Norte continúan en ascenso. Repetidas provocaciones del Gobierno coreano en forma de lanzamientos de misiles no autorizados y las pruebas de armas nucleares aumentan el potencial de un conflicto elevado a niveles que no se han visto en décadas. El compromiso de reducir las hostilidades entre las dos naciones se ve poco probable. Claramente, el impacto más importante de cualquier conflicto entre Estados Unidos y Corea del Norte, ya sea nuclear o convencional, sería una pérdida catastrófica de vidas humanas, unido a un enorme sufrimiento. Pero además, el impacto económico tendría repercusión internacional, considerando que sería la primera vez en que se utilizarían armas nucleares desde la II Guerra Mundial.

El organismo de investigación de Capital Economics examinó algunos de los impactos potenciales y, posteriormente, Oxford recopiló esos pensamientos y situó nuevos escenarios, los canales de transmisión de esos escenarios y su impacto final sobre la economía, ya sea local o global.

La península de Corea, el centro más probable del conflicto, se lleva la peor parte de cualquier shock económico, pero los choques también afectarían a las cadenas de suministro en todo el mundo con un efecto onda. Pongamos por ejemplo las grandes marcas surcoreanas Hyundai y Samsung, que, aunque sus productos son ensamblados en diferentes países, podrían sufrir un serio efecto como consecuencia de problemas en su casa matriz.

Por otra parte, el impacto en el mercado sería importante, puesto que las acciones caerían bruscamente en la región, acompañados de notables cambios y ajustes en el mercado de bonos, según aseguran Jamie Thompson, especialista en Escenarios Macro de Oxford Economics, y el economista Oliver Solomon. “Aunque los precios recuperaran su tónica después de una solución rápida del conflicto, el impacto negativo sobre la actividad económica sería persistente”, apunta el estudio. El crecimiento de 2018 y 2019 estaría sometido al conflicto no solo para los países en el centro de las tensiones geopolíticas, incluidos los mercados emergentes.

 

Escenarios previstos

Hagamos un resumen de las consecuencias del conflicto bélico según Capital Economics y Oxford Economics:

-Las tensiones entre Corea del Norte y Corea del Sur llegarían a un punto crítico que provocarían, ineludiblemente el conflicto bélico a gran escala

-Además de la inestabilidad geopolítica, Japón se convertiría en una nación muy vulnerable sujeta a importantes consecuencias, incluidas las económicas.

-Crecerían las tensiones entre Estados Unidos y China, tanto durante como después de la guerra.

-El comercio en la región se vería seriamente afectado.

-Crecería la volatilidad en el mercado financiero global.

-Choque directo en los negocios y el consumo de Corea del Sur, donde se producirían daños en sus bonos y en el mercado de valores.

-Los daños en la economía japonesa suponen una caída de su Bolsa y un decrecimiento del consumo. Hablamos de demanda doméstica, descenso de la confianza.

-El yen (moneda japonesa) se apreciaría al considerarse una moneda refugio en la región. Pero las consecuencias no serían tan buenas si consideramos que es un perjuicio para la exportación, unido a que hay que considerar un debilitamiento del crecimiento en Asia y sus mercados.

-Aunque China sufriría algún decrecimiento en sus valores, ello no tendría prácticamente efecto en el mercado global. También se esperaría un descenso en la confianza del consumidor chino.

-Aumentaría el riesgo de los mercados emergentes (especialmente aquellos que comercian con China, por ejemplo, en materias primas), pero especialmente en los países emergentes de la región, ya que, al menos temporalmente, se crearía una desestabilización por el conflicto.

-Todas las cadenas de valor en la producción de cualquier país en las que intervenga un servicio o un producto coreano o en la región cercana a la guerra se verían afectadas. Piensen por ejemplo en los diferentes sistemas de transporte (que podrían subir sus costos) y las demandas de exportación/importación.

-A corto plazo, se verían afectadas en mayor o menor medida la confianza global y las condiciones de crédito.

-Todo lo anterior se reflejaría en las cifras de la demanda global.

La visión de The Economist

El diario británico afirma que sería inevitable la desaparición del régimen de Corea del Norte y la muerte de cientos de miles de sus ciudadanos. “En Corea del Sur ha de contarse con la destrucción de Seul, un blanco fácil para la artillería convencional del vecino norteño. Estados Unidos podría sufrir el ataque nuclear a una de sus bases en el este de Asia, e incluso a alguna ciudad estadounidense”, advierte The Economist.

Añade el peligro de un enfrentamiento entre Estados Unidos y China, aliada clave del Gobierno de Corea del Norte. A todo esto suma los efectos económicos económicos de una guerra entre las los Coreas que, a su juicio, sería horrible.

“Las bombas y las lanzaderas de misiles norcoreanas están esparcidas y bien escondidas en todo su territorio. Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, a pesar de su poderío, no pueden neutralizar de manera fiable la amenaza nuclear, incluso si el Pentágono tuviera una inteligencia óptima sobre Corea del Norte”, enfatiza.

Leave a Reply